Cambiando el look a un vestido de comunión

Los arreglos o las transformaciones también nos llegan para las princesas de la casa.

En este caso, no hemos hecho el vestido, ni hemos tocado el vestido para nada, pero si que hemos añadido y cambiado algunos aspectos para darle el toque final que la mamá de nuestra peque quería para el vestido de comunión.

Te dejo una foto del vestido original, una mezcla de tules pero sin volumen, algo que queríamos mejorar.

 

Para ello, optamos por hacerle un pequeño cancan que realzara el volumen de la falda y lo vistiera más.

A ver que te parece:

 

Y para darle el toque final, la mamá nos pidió que le cambiasemos la lazada por algo más formal, así que con un raso fino, le cambiamos su lazada original y dejamos el vestido para la comunión así de “kuki”.

 

¿Ves la diferencia del original a como quedó finalmente?

Ya ves que sólo cambiando o añadiendo detalles podrás cambiar el resultado final de la prenda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.